Qué significa realmente la sucesión y cómo evitarla

Ley

La muerte de un cónyuge, hermano o padre es un evento difícil y que cambia la vida. Lidiar con la pérdida de un ser querido en sí mismo es una experiencia traumática, pero los problemas legales que pueden surgir a menudo aumentan el dolor y el sufrimiento cuando no existe un testamento escrito. Atar los asuntos de un ser querido que ha fallecido puede convertirse en una experiencia de pesadilla, especialmente cuando hay parientes disidentes que no están de acuerdo sobre cómo se debe manejar la herencia. Cuando el patrimonio entra en proceso de sucesión, el proceso puede ser abrumador. Es importante comprender con precisión qué es la legalización, qué significa y cómo se puede evitar.

Disminuir el impacto emocional de la legalización

Cuando un patrimonio entra en proceso de sucesión, tratar de comprender el proceso puede ser emocionalmente agotador en un momento en el que ya está profundamente afectado. Los términos asociados con el proceso son difíciles de entender si no tiene antecedentes legales. A primera vista, puede parecer un proceso complicado con consecuencias aterradoras, pero no es tan complicado como parece. Prepararse con anticipación puede ayudar a disminuir la tensión para su familia.

Probate definido

La sucesión es un proceso legal que sigue un tribunal para inmovilizar sus asuntos financieros y legales después de su muerte. Implica distribuir su patrimonio. Un administrador designado por la corte toma la decisión sobre cómo se distribuirán el patrimonio y sus activos a sus sobrevivientes. No puede asumir que todo se distribuirá por igual. Esto es especialmente cierto si no ha escrito un testamento. Los problemas con la sucesión surgen para personas de todas las clases financieras.

Problemas encontrados con la legalización

Cuando un patrimonio entra en proceso de sucesión, hay cinco problemas principales que pueden surgir y a menudo surgen. No todas las familias se pelean por la división del patrimonio, pero en la mayoría de los casos, hay al menos una o más partes que tendrán un serio desacuerdo sobre qué va a quién.

1. Puede convertirse en un proceso lento

Los herederos sobrevivientes pueden tener problemas si hay elementos urgentes que deben abordarse, como el pago de facturas médicas, la universidad y otros gastos que surgen inmediatamente después de la muerte. Pueden surgir problemas cuando se necesita la herencia para pagar estos artículos. Cosas como los pagos de hipotecas y seguros u otros gastos de mantenimiento de la vivienda pueden convertirse en una carga excesiva si el proceso de sucesión toma mucho tiempo en completarse. La duración promedio del proceso de sucesión es de nueve meses a dos años. Los gastos de mantenimiento pueden agotar el valor del patrimonio antes de que se liquide el proceso.

2. El costo de la legalización

Cuesta dinero pasar por el sistema judicial para cualquier proceso legal. Si existe un testamento válido, habrá costos judiciales. Si los miembros de la familia cuestionan el testamento, costará más. En promedio, los costos judiciales se ubicarán entre el seis y el diez por ciento del valor de la herencia. Este cálculo se realiza antes del pago de otros gastos relacionados con el patrimonio.

3. De acceso público

Cuando un patrimonio entra en proceso de sucesión, la información se convierte en un registro público. Cualquiera que desee conocer el valor de la herencia y lo que le quedó a cada heredero puede hacerlo legalmente. Quita la privacidad financiera de los herederos.

4. Disputas familiares

Después de que un miembro de la familia fallece, lo bueno y lo malo de las personas pueden salir a la luz. Muchas familias se han dividido por desacuerdos sobre la distribución de bienes y artículos personales. Esto sucede independientemente de que exista un testamento válido o no, especialmente cuando se impugna el testamento. Estos desacuerdos familiares pueden llegar al nivel de emprender acciones legales entre sí y esto también se convierte en un asunto de dominio público.

5. ¿Quién se queda con las mascotas?

Por definición de la ley, las mascotas se consideran propiedad en el mismo sentido que los muebles u otras pertenencias personales del fallecido. Algunas personas escriben una sección especial en sus testamentos sobre a quién acudirán las mascotas y algunos fondos fiduciarios reservados para el cuidado de sus mascotas junto con las estipulaciones para el cuidado.

Evitar la sucesión

La sucesión puede ser un proceso legal complicado y costoso. La mejor manera de lidiar con la situación es evitarla siendo proactivo. Aquellos que saben cómo hacerlo, pueden evitarlo por completo. Algunos activos pueden eludir totalmente el proceso de sucesión, incluidas las cuentas IRA, las anualidades personales, los planes de pensión, el seguro de vida, las propiedades más pequeñas, y algunos estados permiten declaraciones juradas de propiedades más pequeñas, lo que hace que el proceso de liquidación sea mucho más rápido, más fácil y menos costoso. Puede averiguar qué requiere su estado en línea, llamando a un abogado o consultando con su tribunal de sucesiones local. Lo mejor que puede hacer para ayudar a su familia a evitar pasar por el proceso de sucesión es contactar a un abogado y crear un testamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *