Los mejores juguetes robóticos para enseñar a los niños pequeños habilidades de codificación y STEM

Los padres preocupados siempre buscan formas divertidas de presentar los conceptos STEM a sus hijos, y una de las últimas (y más fáciles) es con robots de codificación para niños. Lo que a primera vista parece un juguete es en realidad una computadora programable compleja que guía a su hijo a uno de los conjuntos de habilidades más demandados en la actualidad. Pero no olvidemos que estos robots de codificación también son muy divertidos. Si ha estado buscando una manera de incorporar STEM en el tiempo de juego de su hijo, entonces la robótica para niños es uno de nuestros caballos de Troya favoritos. Estos robots de juguete pueden ayudar a los niños a aprender habilidades cognitivas como el pensamiento crítico y la resolución de problemas mientras se divierten montándolos y haciéndolos funcionar.

Al elegir robots de codificación, los padres deben asegurarse de que sean apropiados para la edad, en primer lugar, porque si le da a su descendencia algo que se vea realmente bien pero que sea demasiado avanzado, solo se desanimarán. Algunos juguetes de codificación requieren aplicaciones y pantallas, mientras que otros no, así que elige la opción que funcione mejor para ti y tu estilo de crianza. Descubrirá que algunos de nuestros juguetes robóticos son modulares, lo que significa que combinan bien con juguetes existentes como Legos, por lo que su vida útil, por definición, será más larga.

Los mejores juguetes robóticos para niños pequeños y preescolares

Otro conjunto estelar de codificación sin pantalla, este presenta un sándwich de mantequilla de maní y mermelada llamado Sammy. Los niños colocan tarjetas de codificación físicas para que Sammy se mueva, se ilumine, reproduzca sonidos y haga lo suyo. Y aprenden los conceptos básicos de la codificación.

Los niños aprenden sobre la gravedad y el equilibrio cuando juegan con estos bloques magnéticos de espuma suave, que hacen clic, giran 360 grados y siempre se atraen entre sí. Es el epítome del juego abierto sin pantallas. Bonificación: son aptos para lavavajillas.

No es un robot listo para usar. Pero eso solo sube la apuesta. Este brillante set de Brio desafía a los ingenieros a crear robots, autos, camiones o unicornios usando los 67 componentes y herramientas, y luego darle vida con una grabadora de sonido para sonidos únicos. Es aprendizaje STEM combinado con juego abierto sin pantalla.

Estas 57 piezas le dan a su inventor todas las herramientas que necesita para construir robots, perros, carros o bicicletas. O un carrito de perro robótico que también es un avión. Todo tiene el tamaño perfecto para manos pequeñas y es fácil de usar y manipular. Además, este conjunto es completamente abierto.

¡Es magia! Especie de. En lugar de pantallas, los niños lanzan hechizos para hacer que este dragón se ilumine, baile, persiga su pelota y haga otras cosas divertidas. En total, hay 12 hechizos de codificación que hacen que Blazer haga cosas como reiniciar el tornado de fuego, entregar invitaciones a fiestas que faltan o derribar el muro de monstruos.

Dale a un niño un lienzo claro y ¿qué sucede? Ellos ponen su imaginación a trabajar. En este caso, obtienen un tablero de actividades transparente, junto con 120 pernos de plástico gruesos, un taladro eléctrico reversible, un destornillador, una llave combinada, dos brocas y 10 tarjetas de patrones. Y luego, se ponen a trabajar, usando su motricidad gruesa y sus habilidades de pensamiento crítico para perforar los pernos en las ranuras del tablero, para crear cualquier patrón que deseen.

Presente a sus niños en edad preescolar los conceptos básicos del conjunto de ingeniería, que los hace usar un taladro de juguete seguro para niños que funciona realmente para construir un camión de bomberos, completo con escalera con bisagras y adornos de fuego y agua.

Una carrera de canicas verdaderamente innovadora para los más pequeños, esta tiene 14 piezas de espuma magnética para que los niños pequeños puedan crear una carrera de canicas para sus cuatro canicas. Pueden seguir las tarjetas de actividades o usar su imaginación.

Esta divertida criatura marina ayuda a los pequeños con la coordinación mano-ojo, mientras insertan los componentes en el pulpo. Pueden usarlo en modo matemático, aprendiendo habilidades básicas como sumas y restas. En el modo de música, el pulpo les permite a los niños componer su propia música mientras suman o restan diferentes ‘instrumentos’. Aprenden sobre sonidos musicales específicos y descubren patrones rítmicos.

Al igual que la primera iteración de Botley, su hermano menor les permite a los niños participar en la codificación sin pantalla. Pero está repleto de características nuevas muy interesantes: tiene visión nocturna y puede completar giros de 45 grados. El nuevo Botley ha ampliado los estilos de codificación, como música, luces y movimiento, y los niños pueden programar Botley para seguir secuencias de hasta 150 pasos y convertir a Botley en un fantasma o un automóvil, entre otras cosas.

Los niños construyen robots de juguete simples pero completamente funcionales que vuelan o hacen zoom, que tienen partes móviles, ruedas y engranajes, mientras siguen una pequeña historia divertida sobre niños aventureros. Es una forma sólida y sin pantallas para que los niños en edad preescolar aprendan cómo funcionan las máquinas.

Probablemente el mejor para niños de 4 años en adelante, este conjunto único y colorido les permite construir patios de recreo y paisajes de juego para Hexbugs. ¿Qué son los Hexbugs, preguntas? Insectos robóticos. Los diseñadores urbanos usan paredes de gelatina, pistas y obstáculos únicos para soñar entornos siempre desafiantes para sus insectos en movimiento.

Los mejores juguetes robóticos para niños y robótica para niños

Esta caja de suscripción mensual de KiwiCo se adapta a la edad y el interés de su hijo, y presenta proyectos centrados en STEM (y pro-robot) para horas de diversión. Un trabuquete de trabajo (léase: catapulta) y una garra hidráulica son solo dos de las máquinas anteriores. Ofrece nuevos desafíos mensuales tan divertidos que su hijo no se dará cuenta de que está aprendiendo todo el tiempo.

Es un magnífico tren de juguete clásico, pero con funciones inteligentes para niños inteligentes. Los niños más pequeños juegan sin pantallas, al igual que con un tren de juguete normal, y aprenden a controlar la navegación y la velocidad del tren inteligente mediante el uso de fichas de plástico de colores que se enganchan dentro y fuera de las vías. Si opta por las pantallas, descargue la aplicación y realmente pueden volverse locos con el tren creando comandos personalizados.

Gracias a sus tres marcadores integrados intercambiables, sensores inteligentes, detección de línea y funcionalidad de control remoto, el nuevo Artie convierte el código en coloridas obras de arte. Los niños simplemente conectan una tableta a Artie; el robot utiliza Blockly, Snap!, JavaScript, Python y C++, además de la propia interfaz de usuario integrada de Artie repleta de códigos preprogramados. Los principiantes simplemente comienzan arrastrando y soltando el código para que Artie lo dibuje, y progresan desde allí.

Los creadores obtienen todo lo que necesitan en este kit de robótica de bricolaje, que viene con 50 piezas de trabajo reales, motores eléctricos y hardware, además de seis luces LED. Para que puedan crear autos, aviones, helicópteros y animales. Es modular, por lo que puede comprar extras para agregarle para hacer que sus creaciones sean más complejas y darle más potencia a lo que construyan con motores adicionales, por ejemplo.

Este tipo de aspecto extraño se compone de 387 piezas encajables, seis servomotores, dos ojos LED, un sensor de color y movimientos de engranajes actualizados. Simplemente descargue la aplicación y luego utilícela para programar la luz del robot para que parpadee o haga que recoja objetos, siguiendo secuencias específicas. Los niños aprenden a seguir instrucciones y a resolver problemas cuando algo no funciona y el bot no hace lo que se supone que debe hacer.

Primero, los niños arman el robot. Luego, codifican sus movimientos colocando los botones de codificación en la rueda de codificación. Puede avanzar, retroceder y girar 360 grados. Y una vez que se domina, el robot puede avanzar a tareas más desafiantes como lanzar, levantar, patear o dibujar.

Otro kit destacado, este enseña a los niños sobre ciencias de la tierra mientras crean tornados de agua en duelo y construyen un volcán en erupción, hacen crecer un cristal y crean un tornado. Siguen instrucciones y ven causa y efecto en la acción en vivo.

Los niños obtienen 258 piezas, que usan para construir 20 modelos diferentes. Se enfocan en temas específicos, incluidos vehículos marinos, sumergibles, flotabilidad, energía eólica, rotación, engranajes, conversión de energía, centro de gravedad, equilibrio, neumática, hidráulica, estática y óptica. ¿Suena bien? Creemos que sí. Construyen cosas como un elevador hidráulico, un brazo robótico, un amortiguador neumático, sí, incluso un palo para selfies.

Al construir su propia linterna, los niños aprenden cómo el movimiento se convierte en energía a través de una bobina electromagnética. En otras palabras, aprenden a hacer luz.

Los estudiantes de primaria usan un iPad combinado con piezas de mano para aprender a combinar formas en pantalla, resolver acertijos creativos, practicar matemáticas de forma abierta y perfeccionar sus habilidades lingüísticas. Pueden jugar solos o en grupos. El aspecto más genial de este conjunto de codificación es la capacidad de organizar piezas de rompecabezas de madera para construir formas intrincadas.

Los niños usan siete colores de masa conductora, un recipiente de masa aislante, LED, un zumbador piezoeléctrico y un zumbador mecánico para crear los juguetes robóticos suaves, esponjosos e increíblemente extraños de sus sueños. Un paquete de baterías de 4 AA proporciona electricidad a través de la masa conductora y alimenta los LED y los motores.

Los experimentos funcionan si sigues las instrucciones. Y eso, a su vez, requiere atención a los detalles, habilidades de escucha, habilidades de lenguaje receptivo y habilidades de razonamiento. Este kit de ciencia los desafía a hacerlo y, a su vez, doblan metal con agua, crean un tubo de ensayo que se desvanece y hacen flotar una moneda. En resumen, la ciencia se vuelve súper divertida.

Seguramente has escuchado el argumento de que los apestosos y las piedras son los mejores juguetes STEM. Este kit hace ese punto, sin lugar a dudas. Los exploradores realizan 15 experimentos: lanzan un cohete reciclado, fabrican su propio horno solar y hornean malvaviscos, y aprenden sobre cultivos de plantas sostenibles. Y en el camino, podrían apreciar la generosidad de la tierra.

Los mejores kits de robótica de Lego

Este juego de 324 piezas es dos por uno: el vehículo a control remoto se reconstruye en un corredor. Una vez que terminan de armar, los constructores usan el control remoto para que conquiste terrenos difíciles y haga caballitos, giros y giros a alta velocidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *